Una «Poppea» de diseño

ABC

20 de septiembre de 2010


"Desde el foso el director y clavecinista Kenneth Weiss dio vida a una versión vibrante, de enorme garra dramática y fidelidad estilística al frente de la formación especializada Forma Antiqva, con un orgánico ampliado y que contribuyó de manera notable al éxito de la velada."


Se alzó el telón de la temporada de ópera de Oviedo y lo hizo con el estreno en el teatro Campoamor de «L’incoronazione di Poppea» de Claudio Monteverdi. La obra, una delicatessem de principio a fin, tuvo la fortuna de su parte en una sesión en la que el conjunto de factores —música, escena, cantantes— funcionaron en bloque, con alta y contrastada calidad.

Había expectación y mucha por el debut de la arquitecta y diseñadora patricia Urquiola como escenógrafa de la mano de Emilio Sagi. No defraudó. Todo lo contrario. Su escenografía se convirtió en un protagonista más de la obra, con un trabajo conceptual, pletórico de detalles y articulado sobre una plataforma elevada y unas hermosas celosías como telón de fondo. Elementos que ayudaban a crear una atmósfera inquietante dentro de un diseño escenográfico que se cerró con una gran corona que convertida en jaula o cárcel de la Poppea triunfante. Con estos mimbres Emilio Sagi diseñó una dirección de escena depurada y cuidada al detalle. El director de escena asturiano mezcló con talento la vorágine amoral del mundo de Nerón con pinceladas grotescas e, incluso, hilarantes. Todo ello con enorme acierto en un trabajo de madurez en el que no precisa forzar en ningún momento para que el discurso dramatúrgico sea de entidad y muy fluido.

Tuvo a su favor un reparto compacto, muy equilibrado, del que es justo destacar la arrolladora Poppea de Sabina Puértolas —cada día más en alza— o el atrabiliario Nerone del contratenor Max Emanuel Cencic. Excepcionales las prestaciones vocales de la mezzo Christianne Stotjin como Ottavia y del máximo interés el Seneca de Felipe Bouo y el Ottone de Xavier Sabata. Divertido hasta decir basta el tenor José Manuel Zapata como Arnalta. Desde el foso el director y clavecinista Kenneth Weiss dio vida a una versión vibrante, de enorme garra dramática y fidelidad estilística al frente de la formación especializada Forma Antiqva, con un orgánico ampliado y que contribuyó de manera notable al éxito de la velada.

Volver a críticas