Un gran Senesino

Diario Regió7

03 de noviembre de 2007


Xavier Sabata, contratenor y actor, y Aarón Zapico, al clave, obtuvieron un gran éxito en su actuación la noche del pasado Sábado 3 de Noviembre en La Pobla de Lillet, donde presentaron UNDERCASTRATION, concierto – performance que tiene por protagonista al castrado italiano Francesco Bernardi, il Senesino.
La propuesta que se ofrecía, a través del ciclo Xarxa de Músiques de Catalunya, atrajo a una buena cantidad de público a la Iglesia de La Pobla de Lillet, un marco quizá demasiado grande para este tipo de representación, por definición íntima y camerística, pero que consiguió sumergir a los asistentes en una ardiente atmósfera barroca, dejando en un segundo término la excesiva reverberación del espacio.
Arias de ópera escritas por Händel, Porpora, Ariosti o Scarlatti y otras obras contemporáneas compuestas para ser cantadas por Senesino fueron interpretadas por Xavier Sabata y Aarón Zapico siguiendo un ligero hilo argumental que teatralizaba mínimamente pero de manera eficaz y clara, el mundo en el que se movían estas figuras míticas de los castrados, especialmente en los siglos XVII y XVIII.
La compenetración y complicidad de los dos intérpretes, tanto desde el punto de vista musical como desde el escenográfico, es la clave de por qué esta historia es fácilmente comprensible e interesante. La voz de Xavier Sabata y el clave de Aarón Zapico consiguieron atraer al público de una manera hipnótica. El recargo ornamentístico de las arias fluía con la voz poderosa, dúctil y delicada al mismo tiempo del contratenor, el cual en muchos momentos rivaliza con el clavecinista, de digitación ágil y disminuciones endemoniadas, para demostrar, ambos dos, el virtuosismo que en aquella época hacía falta para ser una figura de renombre. Esta competición musical también se ve reflejada en el plano escenográfico cuando los dos músicos discuten por la interpretación de una determinada pieza, convirtiéndolo en un juego.
En UNDERCASTRATION Sabata emplea recursos vocales e interpretativos varios para hacer llegar con magnética sensibilidad la música dedicada a Senesino. Por otra parte, el contratenor tiene la ventaja de ser un buen actor, aspecto que le permite reforzar, y de qué manera, la interpretación musical. Zapico demuestra que es un clavecinista excelente, un solista virtuoso y un sólido acompañante. Los cálidos aplausos del público se vieron recompensados con un bis: un aria del alemán Hasse.

Volver a críticas