Los últimos días de Farinelli

El Cultural

08 de agosto de 2019


A la manera del teatro musical barroco, el actor Miguel Rellán y el contratenor Carlos Mena se unen para contar la vida del mayor castrato en el espectáculo Yo, Farinelli, el capón.

Yo, Farinelli, el capón recoge las luces y sombras del éxito. El espectáculo, que se ha estrenado este miércoles en el Teatro Auditorio San Lorenzo de El Escorial y continúa su periplo este viernes en el Festival Internacional de Santander, revive a través de un monólogo los últimos días de Carlo Broschi (1705-1782), conocido como Farinelli, el mayor cantante castrato de todos los tiempos. Los recuerdos del músico italiano se mezclan con las cinco arias que le cantaba cada noche al monarca español Felipe V en los palacies de La Granja y de Aranjuez.

«Más que una biografía, queríamos hacer un teatro musical barroco, que consiste en que un actor y un músico representen al mismo personaje«, explica Manuel Gutiérrez Aragón, director de escena. La versión adulta del castrato italiano, que falleció con 77 años, está interpretada por el actor Miguel Rellán, mientras que el contratenor Carlos Mena se encarga del cante. El formato del espectáculo «permite jugar con la imaginación del espectador», destaca Rellán. Y añade: «Si Farinelli cuenta que cantaba arias para el monarca, entonces Mena las interpreta en ese momento».

Gutiérrez Aragón también ha sido el encargado de crear el texto dramático a partir de la novela de título homónimo de Jesús Ruiz Mantilla. «Hemos mezclado el texto en prosa con las arias, que es música de ópera», explica el director. Y aclara: «Es una adaptación muy libre. La biografía de Farinelli casi nunca se ha centrado en cuando vino a España a curar la melancolía de Felipe V, que tenía depresión». «El lenguaje de la novela es literario. Es difícil de memorizar y verbalizar, ya que no es un habla cotidiana. Y, además, tiene que resultar creíble. Es un reto, pero eso me gusta», apunta Rellán.

La obra repasa la vida de Farinelli a través de sus recuerdos, desde su niñez y su castración en Nápoles, y sus triunfos en Venecia y en las cortes europeas hasta su retiro en España, donde permaneció 22 años y donde se encargó de introducir el arte de la ópera. No obstante, no solo se centra en aspectos de su carrera. «Razona sobre quién es: ¿un monstruo? ¿una mujer? Un aspecto que le atormenta», aclara Rellán. «Es una pelea por la identidad. Se plantea si es capaz de amar», agrega. También incluye una reflexión de la propia época. «La Iglesia fomentaba la castración, pero luego les negaba el matrimonio. El amor solo se vinculaba con la reproducción», señala Gutiérrez.

Entre las cinco arias del espectáculo se halla Cara Sposa (Querida esposa), «una muestra de sus sentimientos», menciona el director de escena. «Sus obras adquieren una dificultad enorme que se caracteriza por su tesitura e intensidad en el canto, lo que exige mucha preparación técnica», expone Mena, quien subraya que el cantante italiano «nunca tuvo ninguna mala crítica». Sin embargo, el músico aclara: «Desde hace varias décadas los contratenores tomamos los papeles de los castrati. Es algo inherente a mi repertorio. Lo distintivo de Farinelli es que se considera uno de los grandes». La dirección musical está a cargo del director de orquesta Aarón Zapico, que guiará al conjunto musical Forma Antiqva.

Uno de los objetivos de la obra es dar a conocer la figura de Farinelli. «Me gustaría saber cuántos españoles saben quién es», plantea el actor protagonista. «Es una figura distinta que vuelve a ponerse de actualidad», afirma Gutiérrez. El teatro «plantea preguntas sobre esa época. Recoge el ruido del mundo y lo devuelve en forma de poesía, belleza y emoción. Lo que me gusta como espectador es salir distinto a como he entrado«, concluye Rellán.

Volver a críticas