Concerto Zapico Vol. 2: Forma Antiqva plays Spanish Baroque Dance MusicConcerto Zapico Vol. 2: Forma Antiqva plays Spanish Baroque Dance Music

Zapico dos

La Voz de Avilés

Disco: Concerto Zapico Vol. 2

02 de junio de 2018


Aprovechando que la heroica ciudad dormía la siesta mientras hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, me dirigí a Madrid a la presentación del disco ‘Concerto Zapico Vol 2’. El ejemplo más actual de cómo la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, deja a pasos agigantados de ser el referente cultural que alguna vez pretendió y que fue perdiendo paso a paso entre revitalizaciones del género más chico y memos que van al teatro a patalear cuando una voz se dirige a ellos en una lengua culta que desconocen.

Me acerco a Madrid a sentir en directo un disco que llevo días usando como música de fondo y pretende reemplazar la de veces que escuché el fandango con el que se abría el primero. El directo siempre tiene algo de mágico. Me da igual estar delante de Lou Reed o Camarón en la plaza de toros de Vetusta, que del Botifarra o Eliseo Parra en el Tradicionàrius. Forma Antiqva suena a otro tiempo, quizás del futuro. Como las Pelayas. Como la txalaparta. Como Pete Seeger. Quizás de hacerme sentir una música que está ahí de siempre. Los fandangos son mi cultura tradicional. Es una chacona olvidada, un canto de quintos que seguimos cantando cuando bebemos de más y recoge Torner.

Me toma el pelo Daniel Zapico al final del concierto por haberme acercado a Madrid y que no hayan tocado el fandango de Lleitariegos. No es necesario. Todas las piezas que interpretaron vuelven a la vida en sus manos. Ese fandango tiene vida propia, es repertorio de gaiteros y curdioneros. Es el que menos necesitan tocar. Pero es el que, en el disco, los reivindica como parte de una música que perteneció a su padre, pero también a su abuelo y más atrás. Salí, en fin, encantado. ¿Que Vetusta se lo pierde? En verdad, Vetusta lleva tantos años durmiendo la siesta que ya no cuenta.

Ismael González Arias

Volver a críticas