La Tonadilla, esa gran desconocida

Scherzo

12 de febrero de 2016


Existe la falsa creencia de que la castiza zarzuela, tal y como es conocida de forma mayoritaria, tiene su raíz en la zarzuela barroca, cuando la realidad es que su procedencia hay que situarla en la tonadilla, género exclusivamente español que nació en el siglo XVIII para ser representado en los intermedios de las comedias. Pese a su enorme popularidad durante esa centuria y la siguiente, la tonadilla cayó en el más absoluto olvido y ni siquiera hoy, al rebufo de la recuperación de músicas antiguas que propicia el historicismo, tiene una presencia consistente en conciertos o grabaciones discográficas. Por ello, hay que aplaudir la iniciativa de la Fundación Juan March y del Teatro de La Zarzuela de programar, debidamente escenificadas, tres tonadillas del que seguramente fue, junto a Pablo Esteve, el más insigne exponente del género, el navarro Blas de Laserna (1751-1816). En lo musical, el proyecto corrió a cargo del grupo Forma Antiqva, bajo la dirección de Aarón Zapico, y en lo escénico fue su responsable Pablo Viar. Las tres tonadillas escogidas fueron La España antigua, la España moderna (ambas, a solo) y El sochantre y su hija (a tres). El trabajo de Viar resultó de lo más convincente, a pesar de que lo limitado del proscenio no dejaba demasiado margen de maniobra. Más convincente fue aún la labor de cantantes e instrumentistas, aunque estos últimos habrían podido lucir mucho más si hubieran tenido la posibilidad de ampliar el número de cuerdas (cosas del presupuesto, supongo). Brilló con luz propia la soprano aragonesa Ruth Iniesta y no sólo por su presencia en las tres tonadillas, sino por su desempeño vocal y por su desparpajo actoral, de lo más apropiado para esta música. También es digno de destacar la inmaculada labor de las trompas (Ricardo Rodríguez y Jairo Gimeno), instrumento que, cuando es natural, parece que lo cargase el diablo. Definitivamente, los hermanos Zapico (aunque aquí faltara uno de ellos) han conseguido situar a Forma Antiqva a la vanguardia de los grupos españoles dedicados a música antigua.

Eduardo Torrico

Volver a críticas