Apasionados por el barroco

El Comercio

01 de abril de 2014


Forma Antiqva y el Coro León de Oro dan forma en el auditorio a una monumental versión de 'La Pasión según san Juan' de Bach.

Forma Antiqva, el grupo germinal de los hermanos Zapico, es también un formato abierto con el que colaboran y se suman diversos intérpretes para abordar, con fidelidad y fantasía, grandes obras del repertorio barroco. Ayer, Forma Antiqua adquirió este formato extenso para interpretar en el Auditorio Príncipe Felipe, bajo la dirección de Aarón Zapico, una hermosa versión de 'La Pasión según San Juan', de Bach. La Pasión estuvo interpretada en las partes corales por el Coro León de Oro, y los solistas Gerd Türk, en el papel del evangelista (tenor), María Espada (soprano), Damien Guillón (contratenor) y Peter Kooij (bajo).
La Pasión según San Juan no es, como tantas veces se ha dicho, la hermana menor de La Pasión según San Mateo. Indudablemente, en las arias y en la monumentalidad general, San Mateo está por encima de San Juan, pero hay particularidades corales que hacen de San Juan una obra de gran fluidez y expresividad. Estas particularidades las hemos escuchado en el concierto de ayer.
La versión fue, como es habitual en ellos, rigurosamente histórica, con instrumentos de época, que dan un color muy característico. La viola de gamba y la viola d'amore, reforzando el bajo continuo; los solistas, Gerd Turk y Peter Kooij, que grabaron con Suzuki esta misma obra, estuvieron muy acertados. Damien Guillón destacó sobre todo en su segunda aria. El Coro León de Oro, muy bien empastado y perfectamente matizado en sus dos conceptos corales: el de turba -con una emisión violenta en ocasiones- y el luterano -con un canto muy sereno y ligado-. El director, muy familiarizado con el repertorio, estuvo excelente. Solo en la parte central, la de la crucifixión, le faltó una pizca de contraste y dramatismo. El público, que prácticamente llenaba el auditorio, aplaudió durante más de cuatro minutos. Un éxito de la música asturiana, presente en la dirección, los músicos y el coro.

RAMÓN AVELLO

Volver a críticas