Aarón Zapico: "Todos los discos son un poco capricho y todos están llenos de sorpresas"

La Nueva España | Eduardo García

16 de diciembre de 2013


Los hermanos vienen de un éxito sin precedentes. Lo que lograron con "Concerto Zapico", salido ahora hace tres años, es probablemente irrepetible. Música barroca convertida en producto para todos los públicos (con un mínimo de sensibilidad, se entiende). "Ojalá se repita el éxito", pedía ayer Aarón Zapico. Su "Concerto" ya ha sido interpretado en más de sesenta programas. Algo inédito.

La selección de arias y oberturas que componen este octavo trabajo discográfico de "Forma Antiqva" tiene el valor añadido de lo "diferente", aunque el "Batti, batti o bel Masetto", de la ópera "Don Giovanni", y el "Lascia ch'io pianga", de Haendel, les suenen y mucho a los amantes del género.

"Hay mucho por descubrir", afirma Aarón Zapico, "por eso este tipo de discos está lleno de sorpresas agradables". Dentro de la música barroca queda mucha partitura escondida. "Dicho en términos gastronómicos, ya no sólo es que haya mucho ingrediente por descubrir, es que hay mucha receta también por descubrir, con ingredientes conocidos. Es infinito lo que queda por delante".

¿"Ópera Zapico" es un capricho? "Todos los discos lo son un poco", afirma Aarón. "No teníamos necesidad real de hacerlo, pero aquí está a pesar de que hoy en día cualquier grabación discográfica se convierte en una aventura". La de este último disco no fue menos. "Tres personas grabando y unas cuantas más colaborando hacen que sólo en cuestión de agendas todo se vuelva complicadísimo. Grabar en la sala de cámara del Auditorio de Oviedo, y eso es un lujo".

Volver a críticas