Nueva vida para 'Las cuatro estaciones'

El Comercio

Espectáculo: Le Quattro Stagioni

01 de mayo de 2013


"El público, que llenaba el Auditorio, aplaudió con entusiasmo y lanzó calurosos 'bravos' a los músicos."


Hace un año, Forma Antiqva, el grupo asturiano de música del renacimiento y barroco que dirige Aaron Zapico, grabó unas sorprendentes 'Cuatro estaciones' de Vivaldi. Con una concepción extremada en tiempos, en timbres y un ideario dramático y teatral de enorme espontaneidad, el disco se convirtió en una versión de referencia.

Anoche se pudieron admirar en Oviedo esos subjetivos cambios en los acentos y los tiempos -especialmente el largo del invierno, tocado con mucha más intensidad y velocidad- y algo fundamental: una riqueza de colores y adornos totalmente nuevos en la obra.

Y triunfó ayer en el Auditorio este Vivaldi ideado por los hermanos Zapico, con el violinista avilesino Aitor Hevia, integrante del Cuarteto Quiroga, como solista. Hevia nos ofreció una versión muy virtuosística por una parte, pero siempre integrado en el conjunto, como un color más. Más que oposición entre el tutti y el solista, había una concepción casi camerística, plena a su vez de contrastes internos. Ofrecieron también los dos 'Conciertos polacos', de Telemann y una sinfonía en tres movimientos de Vivaldi, además de dos propinas. El público, que llenaba el Auditorio, aplaudió con entusiasmo y lanzó calurosos 'bravos' a los músicos.

Volver a críticas