Aarón Zapico revoluciona «Las cuatro estaciones»

La Nueva España

Espectáculo: Le Quattro Stagioni

30 de abril de 2013


"La visión de Zapico es deslumbrante"


El maestro Aarón Zapico no dejó ni un compás sin revisar en su versión de «Las cuatro estaciones» de Vivaldi que ayer ofreció al frente de su grupo «Forma Antiqva» en el Auditorio de Oviedo. El público aplaudió a rabiar, así que tuvieron que bisar en dos ocasiones, rematando de nuevo con el largo del invierno vivaldiano.

La visión de Zapico es deslumbrante y más con el violinista Aitor Hevia, que no dejó pasar ni un rubato, legato o staccato posibles amén de mil adornos. El bajo poderoso contrastó acertadamente sonoridades y hasta los pizzicatos fueron esenciales subrayando pasajes extremadamente cortantes, con pausas dramáticas y acelerandos vertiginosos. Todo un espectáculo.

«Forma Antiqva» ofreció la velada de un tirón, empezando por un concierto polaco de Teleman, muy bien llevado; una sinfonía de Vivaldi y de nuevo Teleman con otro concierto polaco, las tres piezas sin solución de continuidad. Con todo, la estrella fueron las estaciones, que entusiasmaron al público.

Volver a críticas