Excelente comienzo

Expansión

23 de julio de 2011


"El clavecinista asturiano es uno de los mejores exponentes de la nueva hornada de músicos españoles cuyos nombres comienzan a sonar con fuerza por derecho propio"



Éste es el primer disco de Aarón Zapico en solitario. El clavecinista asturiano es uno de los mejores exponentes de la nueva hornada de músicos españoles cuyos nombres comienzan a sonar con fuerza por derecho propio. De Zapico teníamos ya buenas referencias por su participación en trabajos del conjunto Forma Antiqva, pero ahora descubrimos a un músico de interesante dimensión solista. Su enfoque del repertorio grabado aquí -obras del diecisiete en su mayoría de Frescobaldi y Froberger- sabe encontrar espacio para el intimismo -Plainte de la Partita FbWV 630-, la grandiosidad -Battaglia- o el regocijo y vitalidad de la danza -Pavana et Saltarello-.

La claridad, la calidez tímbrica y el extraordinario rango dinámico del instrumento utilizado -un maravilloso Dowd, copia de un original alemán Mietke- ponen la guinda a un debut discográfico redondo.
Lástima que, entre las costumbres que guían las exquisitas presentaciones del sello Winter, no esté la de incluir notas informativas.

Volver a críticas